Ultimate magazine theme for WordPress.

California quiere producir su propia insulina para bajar su alto costo, ¿lo conseguirá?

SACRAMENTO — California quiere lograr lo que ningún otro estado ha conseguido: producir su propia marca de insulina genérica para venderla a precios reducidos a personas con diabetes como Sabrina Caudillo.

Caudillo dijo que se siente como una “prisionera” de las tres principales compañías farmacéuticas que controlan el precio de la insulina, que sin seguro oscila entre $300 y $400 por frasco. El precio que pagó Caudillo en 2017, cuando se le diagnosticó la diabetes, lo tiene grabado en la memoria: $274.

“Recuerdo que lloré muchísimo en el CVS y me di cuenta de que sería así por el resto de mi vida”, dijo Caudillo, de 24 años, estudiante universitaria que vive en La Puente, en el sur de California. Ahora tiene un seguro que cubre el costo total del vital medicamento, pero aún tiene problemas para pagar sus suministros de insulina y la prima mensual de su plan.

“Esta enfermedad es muy costosa y apenas puedo pagarla todos los meses”, dijo Caudillo.

La administración del gobernador Gavin Newsom señaló que aproximadamente 4 millones de californianos han sido diagnosticados con diabetes, una enfermedad que puede destruir órganos, la vista y llevar a amputaciones si no se controla.

Una de cada 4 personas que tiene diabetes y depende de la insulina no puede pagarla, lo que obliga a muchos a racionar o renunciar al medicamento, agregó la administración.

Newsom está pidiendo a los legisladores estatales que inviertan $100 millones en una iniciativa ambiciosa para lanzar la marca de medicamentos genéricos de California, CalRx, y comenzar a producir insulina en los próximos años, dijo Alex Stack, vocera de Newsom.

Cuando Sabrina Caudillo fue diagnosticada con diabetes en 2017, tenía que pagar $257 de su bolsillo por la insulina. Ahora su seguro cubre la medicación, pero miles que no tienen cobertura deben pagarla o decidir no usarla, lo que puede costarles la vida.(Richard Castellano)

El estado también está trabajando para identificar otros medicamentos genéricos que podría lanzar al mercado, particularmente los que son más caros o escasos.

Para empezar, el objetivo es reducir drásticamente los precios de la insulina y ponerla a disposición de “millones de californianos” a través de farmacias, tiendas minoristas y pedidos por correo, dijo el doctor Mark Ghaly, secretario de la Agencia de Salud y Servicios Humanos de California.

Pero los funcionarios estatales de salud todavía están negociando un contrato con un fabricante de medicamentos para producir y distribuir insulina, y no han respondido preguntas clave como cuánto pagarían los pacientes.

Para tener éxito, California, y la empresa con la que se asocie debe navegar por un complicado sistema de distribución farmacéutica que depende no solo de los fabricantes de medicamentos, sino también de empresas intermediarias que trabajan mano a mano con las aseguradoras de salud.

Esas compañías, conocidas como administradores de beneficios de farmacia (PBM) negocian con las farmacéuticas en nombre de las aseguradoras para obtener reembolsos y descuentos en medicamentos, pero las aseguradoras no siempre transfieren esos ahorros a los consumidores.

“Desde hace mucho tiempo la insulina es un ejemplo de las fallas del mercado que plagan la industria farmacéutica, lo que ha resultado en que la insulina siga siendo muy cara”, dijo a los legisladores en mayo Vishaal Pegany, subsecretario de la Agencia de Salud y Servicios Humanos. Argumentó que los precios altos “han perjudicado directamente a los californianos”.

Newsom indicó a principios de mayo que poner fin a los precios monopólicos de los medicamentos requiere la intervención del estado, y que California puede lograrlo porque con 40 millones de residentes “tiene poder de mercado”.

Pero la Oficina del Analista Legislativo, que es no-partidista, cuestionó si California puede producir sus propios medicamentos y lograr precios de insulina más bajos. Luke Koushmaro, analista fiscal y de políticas de la oficina, advirtió en una audiencia legislativa en mayo que el esfuerzo podría verse obstaculizado por “incertidumbres considerables”, un sentimiento compartido por algunos legisladores demócratas.

La administración Newsom cree que la insulina producida por el estado podría reducir el gasto de algunas aseguradoras en el medicamento hasta en un 70%, ahorros que, se espera, lleguen a los consumidores. Pero “no hay garantía” de que las predicciones de la administración de ahorros dramáticos o de amplia distribución de insulina se materialicen, dijo en la audiencia la representante estatal Blanca Rubio (demócrata de Baldwin Park). “¿Quién va a escribir las recetas para esta insulina mágica?” preguntó. “La esperanza no es una estrategia. No escucho ninguna estrategia sobre cómo estará disponible”.

El precio de la insulina se ha disparado en los últimos años. Una investigación del Senado de Estados Unidos de 2021 reveló que el precio de una pluma de insulina de acción prolongada fabricada por Novo Nordisk aumentó un 52% de 2014 a 2019 y que el precio de una pluma de acción rápida de Sanofi se disparó alrededor de un 70%.

La investigación involucró a los fabricantes de medicamentos y administradores de beneficios de farmacias en los aumentos, al señalar que prolongaron los precios artificialmente altos de la insulina.

“Los fabricantes de insulina encendieron la mecha del aumento vertiginoso de los precios al igualar paso a paso las subidas de precios en lugar de competir para reducirlos, mientras que los PBM, actuando como intermediarios de las aseguradoras, avivaron las llamas para obtener una mayor parte de los reembolsos secretos y las tarifas ocultas que negocian”, dijo el senador estadounidense Ron Wyden (demócrata de Oregon) cuando se publicó el informe.

Al ser contactadas por KHN, las asociaciones comerciales que representan a los fabricantes de medicamentos de marca, los administradores de beneficios de farmacia y las aseguradoras de salud de California se culparon entre sí por el aumento de los precios.

Según el plan de Newsom, las formas genéricas de insulina, conocidas como “biosimilares” porque están hechas con células vivas e imitan los medicamentos de marca en el mercado, estarían ampliamente disponibles para los californianos con y sin seguro.

Si los legisladores aprueban la iniciativa de $100 millones de Newsom este verano, el estado usaría ese dinero para contratar a un fabricante de medicamentos establecido para comenzar a suministrar insulina CalRx, mientras el estado construye su propia planta de manufactura, también en asociación con una farmacéutica.

Actualmente, la administración está negociando con compañías que pueden producir un suministro confiable de insulina bajo un contrato sin licitación, pero no se ha formalizado ninguna asociación. La insulina se etiquetaría con imágenes asociadas con el estado, como “California Golden Bear. Y, dijo Pegany, en el etiquetado se podría alardear de que el gobierno estatal entregó la insulina de menor precio a los pacientes.

“Hay una breve lista de personas que incluso competirían por esto”, dijo Ghaly a KHN en mayo. “Vamos a organizar la competencia y conseguir un socio que creemos que entregará no solo lo antes posible, sino algo que creemos que es sostenible”.

En la lista final está Civica Rx, un fabricante de medicamentos sin fines de lucro con sede en Utah. Civica anunció de forma independiente en marzo que se estaba preparando para producir insulina biosimilar, exactamente lo que busca California. El año pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el primer producto de insulina intercambiable biosimilar, y Civica planea fabricar tres tipos de insulina genérica para competir con las versiones de marca producidas por Eli Lilly and Co., Sanofi y Novo Nordisk.

Allan Coukell, vicepresidente senior de políticas públicas de Civica, indicó a KHN que la farmacéutica ha tenido conversaciones con la administración Newsom y con otros estados.

Civica tiene como objetivo comercializar insulina por cerca del costo de producción, en lugar de cobrar márgenes y obtener ganancias, señaló. Coukell dijo que la compañía planea lanzar insulina biosimilar al mercado por aproximadamente $30 por frasco y $55 por una caja de cinco cartuchos de plumas.

Coukell reconoció que Civica puede que trabaje con los administradores de beneficios de farmacia, que también ayudan a las aseguradoras de salud a determinar qué medicamentos cubrirán, para distribuir el fármaco, pero no espera que eso cause un gran aumento del precio. “Nuestro objetivo es hacer que estas insulinas estén disponibles para cualquier estadounidense que las necesite”, dijo Coukell. “Nuestro objetivo es tener impacto en el mercado, no una cuota de mercado”.

El estado ha mantenido conversaciones con otras empresas, incluida la farmacéutica con fines de lucro del famoso inversionista Mark Cuban, Mark Cuban Cost Plus Drug Company. Esta compañía está construyendo su propia planta, como Civica, pero por ahora vende medicamentos en línea a cualquier persona al costo de venta al por mayor más un margen de beneficio del 15%. El fundador, el doctor Alex Oshmyansky, dijo que las conversaciones de la compañía con California fracasaron al principio, pero que estaría abierto a discusiones futuras. Cuban es el principal inversionista de la empresa, dijo Oshmyansky.

“Estados Unidos es el país más rico en la historia de la humanidad, por lo que es terrible que nuestros ciudadanos no puedan pagar los medicamentos, incluida la insulina, debido a las manipulaciones del mercado”, dijo Oshmyansky.

Para las personas con diabetes como Caudillo, el alivio no llega lo suficientemente rápido. Ella almacena insulina en caso de que ya no pueda pagar un seguro médico y dona más a otras personas que la necesitan.

“Sé lo caro que es cuando no tienes cobertura, y si no eres capaz de pagar, acabarás en el hospital luchando por tu vida”, dijo. “Tu cuerpo se descompone y tus órganos se apagan lentamente. Es muy doloroso. Ningún diabético debería tener que pasar por eso”.

Samantha Young, corresponsal principal de KHN, colaboró con este artículo. 

Esta historia fue producida por KHN, que publica California Healthline, un servicio editorialmente independiente de la California Health Care Foundation.

Comments are closed.