Ultimate magazine theme for WordPress.

Todo lo que hay que saber sobre omicron y las otras variantes del coronavirus

Los estadounidenses, cansados ya por una pandemia que dura casi dos años, recibieron un nuevo golpe durante el largo fin de semana de Acción de Gracias: el anuncio de la aparición de una nueva variante del coronavirus.

La variante omicron, conocida oficialmente como B.1.1.529, apareció en noviembre en varios países del sur de África. Las alarmas saltaron en todo el mundo cuando los funcionarios de salud pública de Sudáfrica vieron que empezaba a superar a delta, la cepa dominante hasta ahora.

Esto sugirió que omicron podría llegar a extenderse ampliamente. De hecho, desde entonces se han registrado casos en varios continentes, probablemente debido a los viajes internacionales de personas infectadas sin saberlo.

Tras el anuncio de la aparición de omicron, varios países impusieron prohibiciones de viajes con la esperanza de contener al virus. Aún se desconoce si esas prohibiciones frenarán efectivamente la propagación. “Las prohibiciones de viajar no ayudan una vez que se han detectado los casos, como hemos visto antes y estamos viendo ahora”, dijo Tara Smith, epidemióloga de la Universidad Estatal de Kent.

Científicos advierten que aún es demasiado pronto para saber si omicron será tan peligrosa como delta. Otras variantes que inicialmente parecían preocupantes se han desvanecido.

Por ahora, esto es lo que se sabe, y lo que no, sobre la variante omicron.

¿Qué es una variante?

Una variante de un virus es aquella que ha mutado de forma que aumenta su propagación o gravedad en comparación con la cepa original que surgió en Wuhan (China). “Los virus de ARN, como el coronavirus, pueden mutar cuando se replican, sobre todo al circular a gran velocidad”, explicó la doctora Monica Gandhi, profesora de medicina de la Universidad de California-San Francisco.

Los coronavirus no mutan tan fácilmente como los virus de la gripe, pero sí lo hacen con el tiempo. Las variantes suelen producir la misma gama de síntomas que la cepa original del coronavirus. Pero también pueden ayudar a que el virus se propague más eficazmente de una persona a otra, o tener una ventaja a la hora de burlar la inmunidad natural o la de las vacunas.

¿Qué variantes circulaban ya en los Estados Unidos?

Hasta la fecha, los funcionarios de salud pública han observado cinco “variantes preocupantes”, además de dos “variantes de interés” que aún no se consideran preocupantes. Hasta el momento, no ha surgido ninguna variante que encaje en la más preocupante de las tres categorías oficiales: “variantes de alta consecuencia”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió a principios de este año nombrar las variantes con letras griegas, tanto para simplificar el debate como para evitar el estigma de que una variante lleve el nombre de un país.

Las cuatro primeras “variantes preocupantes” —alfa, beta, gamma y delta— han estado circulando en los Estados Unidos durante la mayor parte de este año. Pero la variante más dominante ha sido delta, debido a su capacidad de propagarse de persona a persona más rápidamente que las otras. Durante meses, delta ha representado más del 99% de las infecciones por coronavirus en Estados Unidos.

Hasta el mediodía del 29 de noviembre no había ningún caso confirmado de omicron en los Estados Unidos, pero los expertos advierten que es solo cuestión de tiempo. De hecho, podría ya estar en el país sin haber sido detectada.

¿Cómo surgió omicron?

Aunque los científicos no están seguros de dónde apareció por primera vez omicron, lo más probable es que haya sido en un país del sur de África.

Los expertos afirman que las bajas tasas de vacunación en esa parte del mundo probablemente contribuyeron a crear un entorno favorable para las mutaciones que produjeron omicron.

“Muchos países de África tienen poblaciones con una inmunidad muy baja: un 30% en Sudáfrica está vacunado”, señaló Smith. “En una población mayoritariamente no inmune, el virus puede arrasar, y cada nueva persona infectada es una oportunidad para que mute”.

¿Por qué las autoridades de salud pública reaccionaron con tanta urgencia ante omicron?

La preocupación proviene del alcance y la naturaleza de las mutaciones de la nueva variante. Las autoridades sanitarias sudafricanas observaron 50 mutaciones notables, 30 de las cuales se encuentran en la proteína de espiga (pike), una estructura clave del virus, según informó la revista New York. Esto es más de las que han tenido las variantes anteriores.

“Si buscamos mutaciones que afecten a la transmisibilidad, las tiene todas”, declaró a la revista Science el biólogo de la Universidad de Oxford, Aris Katzourakis. 

Sin embargo, lo que no está claro en este momento es la eficacia de esas mutaciones a la hora de crear una variante que pueda superar sistemáticamente a delta.

¿Qué sabemos sobre el grado de contagio de omicron?

La variante omicron es tan nueva que los científicos apenas están empezando a conocer sus características. Por ello, los expertos piden cautela a la hora de sacar conclusiones, especialmente a partir de pruebas anecdóticas.

Dicho esto, los científicos afirman que no se sorprenderían si omicron se convierte en algo tan fácilmente transmisible como delta. 

“La respuesta es incierta, por supuesto, pero parece que será al menos tan infecciosa como delta”, afirmó el doctor William Schaffner, profesor de medicina preventiva de la Escuela de Medicina de la Universidad de Vanderbilt.

Un factor que complica la situación, según Schaffner, es que las zonas iniciales de más rápida propagación se han situado en áreas de Johannesburgo pobladas por adultos jóvenes y estudiantes universitarios, que suelen tener tasas de vacunación más bajas. La vulnerabilidad de estos grupos a la infección puede estar exagerando la rapidez con la que omicron parece estar extendiéndose.

¿Se sabe si omicron genera una forma de covid más grave?

Las primeras pruebas son algo contradictorias, pero hay indicios de que los síntomas de omicron podrían no ser más graves que los de las variantes anteriores. La doctora Angelique Coetzee, que preside la Asociación Médica Sudafricana, ha dicho que los primeros casos que se están viendo entre los no vacunados son leves.

Sin embargo, está por ver si los pacientes de mayor edad, y con peor salud, también presentan síntomas leves. Otra cuestión es que puede ser demasiado pronto en la propagación de omicron para ver casos que hayan progresado seriamente.

¿Serán eficaces las vacunas existentes contra esta variante?

Los científicos son cautelosamente optimistas en cuanto a que las vacunas existentes también serán eficaces contra omicron, al igual que lo han sido contra delta, al menos en cuanto a la capacidad de prevenir una enfermedad lo suficientemente grave que requiera hospitalización.

“Los científicos de Sudáfrica e Israel, donde también se ha detectado la variante, han indicado que no se desarrolla enfermedad grave entre los vacunados“, dijo Gandhi.

Gandhi agregó que se ha demostrado que los linfocitos B que proporcionan inmunidad, generados por las vacunas, producen anticuerpos contra las variantes, y que la inmunidad de los linfocitos T, que protegen contra la enfermedad grave, es robusta y no debería estar en riesgo por las mutaciones que se están observando en omicron.

Las vacunas también producen anticuerpos policlonales que actúan contra múltiples partes de la proteína de espiga, explicó. Por último, se ha demostrado que las vacunas de refuerzo (boosters) son eficaces para fortalecer la inmunidad rápidamente.

“La mayoría de los científicos cree que deberíamos seguir teniendo protección contra la enfermedad grave con las vacunas, y la vacunación sigue siendo el pilar del control”, afirmó Gandhi.

Recomiendan que las personas se vacunen, y, si ya están vacunados, se administren el refuerzo.

¿Cuánto tiempo pasará antes de controlar la amenaza de omicron?

Moderna, Pfizer-BioNTech y Johnson & Johnson están probando la eficacia de sus vacunas contra omicron en el laboratorio, basándose en protocolos de análisis de variantes desarrollados a principios de este año. Los resultados deberían estar disponibles en una o dos semanas.

Otras preguntas, como si omicron enferma más y si es más transmisible, tardarán más en responderse porque requieren un cuidadoso rastreo de los contactos y un diagnóstico preciso de los infectados. 

Para responder mejor a estas preguntas, Smith declaró: “Creo que, como mínimo, se necesitará un mes para obtener algunos datos preliminares, y muy posiblemente más tiempo para hacernos una mejor idea de la situación. Tampoco conoceremos la experiencia real de los avances en vacunas hasta ese momento”.

¿Podemos esperar que se desarrolle un nuevo refuerzo específico para omicron?

Se desconoce si la variante omicron requerirá un refuerzo reformulado. En el caso de la variante delta no fue necesario un nuevo refuerzo, ya que los investigadores determinaron que la formulación existente seguía siendo eficaz.

Dicho esto, los fabricantes de vacunas pueden lanzar un nuevo refuerzo rápidamente si es necesario. 

En caso de que surja una variante de este tipo, Pfizer y BioNTech “esperan poder desarrollar y producir una vacuna a medida contra esa variante” en un plazo de 100 días, a la espera de la aprobación reglamentaria, según declaró un vocero de Pfizer a The Washington Post.

El doctor Matthew Laurens, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, dijo que confía en que se puedan desarrollar y probar rápidamente refuerzos en caso de ser necesarios, “probablemente en unos pocos meses”.

¿Qué pasó con las otras variantes?

Entre mayo de 2021, cuando delta fue nombrada variante preocupante, y noviembre de 2021, cuando omicron recibió la misma etiqueta, otras dos variantes se declararon “variantes de interés”: lambda de Perú y mu de Colombia. Otras variantes, como una descubierta en Nepal llamada “delta-plus”, también llamaron la atención durante ese período. Pero ninguna de ellas consiguió superar a delta de forma consistente, por lo que nunca fueron elevadas a “variantes preocupantes”.

Esto es lo que se podría esperar de omicron. Las otras variantes “surgieron con preocupaciones similares, pero no se expandieron de forma significativa después del informe inicial”, señaló Gandhi.

¿Es razonable pensar que los Estados Unidos está en mejor posición para controlar omicron de lo que estuvo con delta?

Los expertos coinciden, en general, en que los Estados Unidos debería estar mejor preparado para luchar contra omicron que cuando surgió delta a principios de este año.

“Estamos en una posición mucho mejor, ya que tenemos mayores tasas de vacunación, la disponibilidad de refuerzos para todos los mayores de 18 años y la elegibilidad de la vacuna a partir de los 5 años”, dijo Gandhi. “También tenemos tasas más altas de inmunidad natural en el país debido a la propagación de la variante delta desde julio de 2021. Y contamos con una terapéutica antiviral oral en el horizonte. Así que tenemos las herramientas para combatir esta nueva variante”.

El desafío, apuntó Schaffner, será asegurarse de que los estadounidenses continúen vacunándose y recibiendo refuerzos; hacerse pruebas y mantener un comportamiento seguro en público.

“Todas estas herramientas están disponibles”, dijo. “La gran pregunta es hasta qué punto el público en general está dispuesto a utilizarlas”.

¿Va a ser el coronavirus algo permanente, como la gripe?

Los expertos creen que es poco probable que el coronavirus sea erradicado del mundo, como lo ha sido la viruela, o incluso eliminado en Estados Unidos, como lo fue la polio tras la vacunación casi universal. La combinación de mutaciones rápidas y las tasas de vacunación demasiado bajas hacen que tal vez covid-19 no siga a la viruela y a la poliomielitis en el camino de la erradicación.

“Es más probable que siga el modelo de la gripe, en el que tenemos que rastrear las mutaciones anualmente y modificar los refuerzos en consecuencia”, afirmó Schaffner. De hecho, concluyó, ya se está trabajando en la creación de vacunas combinadas contra el coronavirus y la gripe.

Comments are closed.